domingo, 22 de agosto de 2010




Hay cosas placenteras que no lo son. Cuando eres de aquellos que no supera la antiquísima dicotomía entre una supuesta racionalidad y una supuesta corporalidad te ves obligado a vivir en dicotomía, creyendo, probablemente de forma ilusa, que debes actuar acorde a tu razón, pues de otro modo algo de humano pierde tu ser. Por otro lado es posible que te veas sumergido en una vertiente pasional que no te suelta... es cuando decides decidir, y aunque sabes que te dicotomizas, estupidizas y en definitiva, que algo te extirpas, actuas acorde a tu razón, que como ves no tiene para nada razón.
Hay cosas placenteras que no lo son.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cuál sería la supuesta corporalidad a la cual el "Ser" se siente renegando?

¿Serán las pasiones negadas por el platonismo agonizante (cristianismo)?

Su comentario me recuerda mucho al filósofo de Röcken .

Lorem ipsum

Lorem ipsum

.

| |



Hay cosas placenteras que no lo son. Cuando eres de aquellos que no supera la antiquísima dicotomía entre una supuesta racionalidad y una supuesta corporalidad te ves obligado a vivir en dicotomía, creyendo, probablemente de forma ilusa, que debes actuar acorde a tu razón, pues de otro modo algo de humano pierde tu ser. Por otro lado es posible que te veas sumergido en una vertiente pasional que no te suelta... es cuando decides decidir, y aunque sabes que te dicotomizas, estupidizas y en definitiva, que algo te extirpas, actuas acorde a tu razón, que como ves no tiene para nada razón.
Hay cosas placenteras que no lo son.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Cuál sería la supuesta corporalidad a la cual el "Ser" se siente renegando?

¿Serán las pasiones negadas por el platonismo agonizante (cristianismo)?

Su comentario me recuerda mucho al filósofo de Röcken .

 

M A R C I A R A V A N A L Copyright © 2008 Black Brown Pop Template by Ipiet's Blogger Template